¿Cómo deshacerte de tu jefe estas navidades?

Con la llegada de las Navidades llegan también, inexorablemente, las odiosas cenas de empresa. Si no tenemos suficiente con los atracones propios de estas fechas tan entrañables, a esto hay que añadirle las siempre empalagosas situaciones de ver a tu jefe bailar a lo Travolta en medio de la pista, o ver como fracasa estrepitosamente en el intento de cantar una jota de su pueblo o, simplemente, intentando explicarle bajo los efectos del Bacardí a la joven becaria que en la empresa siempre se ha tenido mucha fe en la gente joven.

 

Como deshacerme de mi jefe

Deshacerme de mi jefe

¿Odias realmente este tipo de situaciones? ¿Te gustaría matar a tu jefe cuando el día de la cena de empresa le cuenta a todo el mundo en tono jocoso el error que cometiste hace ya muchos meses y que ya nadie recordaba salvo él? ¿Deseas fervientemente que este año tu jefe no acuda a la cena de empresa? ¿Aborreces esas cenas de empresa en la que hasta el empleado más golfo sólo bebe agua y los jefes parecen gallos que esa noche les han desplumado para dar esa abominable imagen de “yo también sé divertirme y pasarlo bien en las cenas con empleados”?

 

Si es así, este año lo tendrás muy fácil para darle a tu jefe lo que se merece. Haz un pacto con el diablo, utiliza todas tus malas artes de manipulación (y hasta de seducción si es necesario) para convencer a la persona responsable de organizar la cena de empresa de navidad para venir a celebrarlo a Extremaunción.

 

Unos pocos kilómetros en coche hasta un lugar en ninguna parte donde seréis recibidos por un personal muy inquietante. Una visita a un pequeño y estremecedor museo de recuerdos fotográficos. Un salón de cena que en realidad es una capilla satánica donde se adora al anticristo, un menú a base de ibéricos, queso, ensalada y secreto ibérico a la parrilla que se confeccionará gracias al sacrificio previo de unos cuantos cerdos. Unas buenas dosis de sangría, cerveza y refrescos durante la cena para que se os vaya endulzando la sangre. Un gélido paseo por un cementerio. Una visita a la casa donde antes vivía una feliz familia que desapareció en extrañas y agónicas circunstancias y donde no siempre salen tantas personas como habían entrado. Un Akelarre con música, baile y orgía de brujas que terminará justo antes de la salida del sol y, por encima de todas las cosas mucho, mucho miedo ya que la probabilidades de que tu jefe no vaya el lunes a trabajar serán reales.

 

En caso de que esta alternativa te parezca muy salvaje te proponemos otras alternativas para pasar unas navidades diferentes.

 

Si estas en Madrid y no tienes plan para vuestra cena de navidad, os proponemos Enigmatium un restaurante donde nada esta previsto y todo puede suceder, no te van a contar nada de lo que haréis, pero mejor así sorpresa para todos. Otra alternativa en caso de querer dejar la vergüenza a un lado y reírnos un poco de nosotros mismos y hacer que tu jefe pase un poco de apuro en vuestra cena de empresa en Madrid ElKuru, es la mejor opción. Y si queréis una fiesta salvaje estas navidades no dejes de visitar El Templo del Placer, a los jefes no les suelen gustar este tipo de locales, pero como elijes tu, que se aguante.

 

En caso de estar en Barcelona, no te pierdas Enigmatium, cenas de empresa diferentes en Barcelona con un espectáculo único, sino le gusta a tus compañeros o a tu jefe siempre puedes decir que por no saber no sabías ni donde estaba el restaurante y que además no te contaron nada de lo que iba a suceder.

 

Nos importa tu opinión

"Trackback" Enlace desde tu web.

Mostrar todo el contenido